El yin y el yang de la tradición y modernidad japonesa

KYOTO Y KOYA-SAN

SEMANA 01: 18.03.2017-25.03.2017

8 de la mañana, cielo gris, última parada del bus y muy poca vida. Nuestra primera impresión sobre Kyoto no podría ser una mejor antitesis de lo qué realmente fue nuestro paso por esta ciudad, lugar que a mi parecer es el equilibrio perfecto entre la tradición y la modernidad nipona.

Turistas, autos, tiendas y matcha (condimento hecho de te verde molido) son cosas que aquí no faltan pero en la medida que pasan las horas y nos dejamos caer en los lugares típicos de la ciudad, el caos desaparece y florece una belleza inesperada. En particular fue el atardecer en Fushimi Inari – Taisha y la caminata a lo largo de sus más de 40.000 puertas sagradas lo que nos conquistó el primer día en esta ciudad.

FushimiinarinyvMás tarde descubrimos que nuestra “conexión” con este lugar era más fuerte de lo que pensabamos, es un santuario al copete!! El Fushimi Inari fue construído durante el siglo VIII en honor a los dioses del arroz y del sake, esto debido a la relevancia económica que tenía la agricultura en ese entonces ,sin embargo hoy estos dioses “fueron reemplazados” y el lugar es más bien utilizado para pedir la bendición en los negocios.

Al día siguiente el clima no nos acompañó por lo que nos dimos el lujo de salir del hostel recién a las 10:00 de la mañana con dirección a Nishiki Market dónde comencé mi brunch que consistió en lo siguiente;
1. Anticucho de calamar
2. Dumpling frito
3. Salchicha de pato
4. Croqueta de calamar
5. Anticucho de camarón
6. Anguila ahumada
7. Sashimi de un tipo de anguila al escabeche
8. Ramen con udon

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nada de mal para un desayuno almuerzo tipo 11:00 de la mañana, las consecuencias fueron obvias y no entraré en detalles digestivos. Una vez satisfecho de mi festín a la romana pasamos el resto del día vitrineando en el millón de tiendas que oferece esta zona comercial de la ciudad, Gucci, Armani, Burberry, nombra la que quieras y ahí esta con dos sucursales mínimo. Entre los turistas y los casi 2 millones de habitantes de la ciudad, el consumismo kyotino no se toma descansos.
No podríamos haber cerrado mejor el día, a eso de las 15:00 dejó de llover y tomamos el metro hacía la zona de Arashiyama, dónde invertimos una hora para llegar a un templo que cerraba sus puertas a las 16:00, por lo que claramente no vimos nada, pero nos favoreció inesperadamente al dejarnos prácticamente solos en este bosque de bamboo cuya belleza pueden juzgar por si solos:

DSC_0872Sin duda el lugar más bonito que hemos visto en Japón hasta ahora.

Desde Kyoto nos tomó tres trenes, un bus y un poco más de 3 horas para llegar a este retirado lugar budista sagrado (Koya-san) y lo que sería nuestra primera noche durmiendo en una cápsula!
Koya-san es una pequeño pueblo de menos de 4.000 habitanes con un comercio que cierra aproximadamente a las 18:30hrs y dónde hace bastante frío. Ese no es su encanto. Este complejo de monasterios budistas es un lugar de retiro y peregrinación muy concurrido por los japoneses de mayor edad. Si bien es MUY desarrollado en términos turisticos, la mayoría de los visitantes duermen en templos budistas (muy comercial e impagable) como parte de la experiencia de visita a este lugar, sin embargo nosotros optamos por probar la única hostal del pueblo, Koyasan Guesthouse Kokuu.

http://koyasanguesthouse.com

Hay que decirlo, muy “pro” y muy buen negocio tiene montado nuestro amigo.
Volviendo a lo relevante, la tranquilidad y cantidad de templos, mausoleos y tumbas nos invitaron a admirar por un poco más de un día los bosques y montañas de este lugar, aquí les dejo un par de fotos para que conozcan el complejo creado por Kobo Daishi quién es también el fundador de una secta de budismo esotérico llamada Kukai, que al parecer es muy popular en Japón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un abrazo y les contaré más sobre Tokyo, Nagano y mi cumpleaños, en el próximo post!

5 comentarios

  1. Bello !!! Me encantaría algún día estar en ese lugar …se pasó debo tener algunas raíces japo porque me fascina el lugar y más la historia besos !!!!

    Me gusta

  2. Nico, genial. Que maravilloso ese bosque, imaginé el olor a fresco y humedad. Gracias por compartirlo con nosotros.
    Aquí quedo esperando nuevos recorridos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s