Del cemento a la terracota – SHANGHAI A BEIJING (Parte II)

SEMANA 04: 09.04.2017-16.04.2017

China es sin duda uno de los países más grandes y diversos que he visitado. Al ser la civilización más antigua del mundo, la inmersión en su historia puede tornarse bastante engorrosa, sin embargo viajando algo se aprende y con lo que me he quedado estos días es la evidencia del poder que tuvieron las dinastías armadas con ejércitos y religiones.

Las dinastías hacen referencia a los periódos en los cuales una serie de gobernantes (no gobernadores, notese la diferencia!) de una misma familia dominaron el territorio. La primera dinastía data del año 2.200 antes de cristo mientras que la última tiene su término en el año 1912 con el último Emperador de China. Desde el año 1949 pasó a ser la República del pueblo de China que hoy conocemos con su bandera roja y de 5 estrellas que se cree representan sus clases sociales, territorio y razas.

IMG_3781

Un tributo a nuestros compañeros de viaje en el lugar dónde se fundó la República Popular China (no empatizantes).

A lo largo de nuestro viaje hemos visitado una infinidad de pagodas, murallas, templos y jardínes que recuerdan esta historia pero sin duda los vestigios que más nos han llamado la atención se vinculan con la dinastía Qin. De hecho y según me explicaron (aquí sube el margen de error drásticamente), la palabra China deriva de la transcripción Cina, de la palabra Qina que hace referencia a la dinastía imperial Qin.

Qin Shi Huang se convirtió en el primer emperador del país luego de derrotar al último rey chino (Zhou) y le gustaría que lo recordaramos por haber tenido la capacidad de controlar y unificar los 7 estados (y los 7 muros y fuertes que juntos forman la muralla china) en los cuales el país se encontraba dividido hasta entonces. Creo que también le gustaría ser recordado por ser quién quitó la relevancia religiosa al confucionismo (aunque originalmente no es una religión) e impuso la legislación.

Paradójicamente un hombre que podría parecer más fuerte que temeroso pasó a la inmortalidad por su paranoia.

Me refiero a que producto de sus preocupaciones miles de personas como nosotros visitan este país diariamente. Durante su mandato se contruyó el ejército de terracota (para continuar con su imperio en la muerte y protegerlo) y se unificó la gran muralla (para proteger la nueva China de invasiones externas), dos iconos de la historia levantados aparentemente por pura paranoia.

Qin Shi Huang tuvo la idea de construir su enorme mausoleo a la temprana edad de 13 años y varias décadas más tarde estimó necesario rodearlo con un ejército que lo acompañara en su próxima vida. Algunos datos que llaman mucho la atención:

1. Son más de 8.000 soldados.
2. Se esculpió toda la fuerza necesaria para una guardia real, entiéndase: soldados, jefes, comandantes, caballos, carrozas, armas y arqueros.
3. Cada escultura tiene una cara única y cuenta con la firma de su escultor, lo cuál permitía asegurar la calidad de las piezas, si no se pasaba el estandar, muerte al artista.
4. El ejército fue descubierto el 29 de marzo (mi cumpleaños) de 1973, por lo cuál aún falta gran parte por ser excabada y reconstruida .
5. Fue construido por 700.000 obreros y tomó 40 años.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tanto el mausoleo como el ejército de terracota se encuentran en los alrededores de Xi an, una ciudad de más de 8 millones de habitantes que solía ser el inicio de la ruta de la seda y que por ende se transformó en un centro cosmpolita. Una evidencia de esto es su barrio musulmán que nos deleitó con sus exquisiteses gastronómicas (kebabs, cordero y mucha comida callejera):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Terminada nuestra parada en Xi an, nos despedimos con un último kebab antes de tomar al tren a la aislada ciudad de Pingyao.

Pingyao

Esta pequeña ciudad que se encuentra completamente protegida por un muro de unos 6 metros, nos hizo sentir que el tiempo realmente se detuvo y que el acelerado crecimiento y la revolución cultural de algunas decadas aqui no tuvo el efecto que vimos en otras ciudades.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pasamos dos días recorriendo con los Caso Castellón la infinidad de pasajes dentro de la ciudad amurallada, disfrutando de la oferta gastronómica y recuperando energías (ósea básicamente no hicimos nada jajajajajaj) antes de emprender rumbo a la capital política del país, Beijing.

Me despido desde Jiayuguan a 2.000 kilometros de Beijing y dónde hoy vimos el final de los más de 8.000 kilometros de lo que queda de la muralla china, que será el tema de mi próximo post…

Un abrazo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Un abrazo a nuestros recordados viajeros y las mil experiencias y sorpresivas situaciones q nos está dando este viaje, creo q sin lugar a dudas les hechare de menos a estos chinos, pero solo un ratito. Ahora vamos directo a ver al BUDA más grande del mundo en “LESHAN”,
    Zaijian

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s