Nieve en el desierto y un manual para construir un Ger – Una semana al sur de Mongolia

SEMANA 06 & 07: 24.04.2017-05.05.2017

Siento una constante sensación de desolación mientras observo el paisaje que nos recibe en Mongolia: cadáveres de animales que no pasaron el invierno, una estepa gris y casi infinita y una incolora e escasa infraestructura típica de ciudades de la época comunista. Vamos llegando en el tren Transiberiano al cuarto destino de nuestro viaje.

Esta primera impresión se repite también en las primeras horas de nuestro tour por el sur del país, arriba de un furgón ruso con 4 koreanos, nuestro guía Erka y Gamba, quién sería nuestro conductor desde la capital Ulaan Bataar hasta el confín con China en el desierto del Gobi.

FullSizeRender 3
Gamba, nuestro driver mientras neva en el desierto.

Pasadas un par de horas arriba de nuestra ruidosa maquina rusa ya se hace evidente la naturaleza nómada del país así cómo la epóca comunista que hoy intenta dejar atrás lo que queda del desolado imperio de Chinghis Khan. El octavo país de mayor extensión en el mundo no es necesariamente el más habitado y mientras la población no supera los 3 millones, la mitad se ha ascentado en la capital. Por lo tanto en las zonas rurales la “vida” no abunda. La velocidad con la que baja el viento por las bajas colinas, la intensidad con la que golpea la arena así cómo el penetrante frío de la estepa demuestran rápidamente que vivir aquí no debe ser fácil.

DSC_0784
Ger dónde dormimos a pocos kilómetros de la Estepa blanca.

Con el pasar de los días e independiente de las adversas condiciones climáticas, comenzamos a encontrar el verdadero valor de visitar un país cómo este, el cuál creo es su cultura . Los nomades asiaticos por excelencia han poblado el territorio con sus llamativos gers y animales (actualmente por cada mongol existen 30 animales), lo cuál cada ciertos momentos otorga un poco de vida y color al paisaje.

IMG_0537

Una de las características de esta cultura es su hospitalidad y eso se siente rápidamente. Cada vez que llegamos a los campamentos donde nos reciben las familias, las sonrisas abundan, y si bien uno quisiera interactuar más con los dueños del territorio, las instancias escasean y las impresiones que uno se forma susceden en breves lapsos de té con leche e inhalando tabaco (si, aquí el tabaco no se fuma ni se mastica, se inhala). De nuestras dos semanas en Mongolia pasamos dos tercios durmiendo en campamentos de gers de distintas formas y comodidades, por lo que me tomaré un minuto adicional para contarles sobre este llamativo hogar.

DSC_1442

Los Ger

Los palafitos son a Chiloé como los ger son a Mongolia y si existe algún artefacto cultural nomade, sin duda son estos..

IMG_1542
Nuestros nuevos amigos koreanos.

Alzados sobre dos pilares de madera en el centro de una circunferencia, estas carpas pueden ser facilmente montadas por 3 personas en 1,5horas y son la vivienda por excelencia, la cual se puede encontrar desde las praderas más remotas hasta en los suburbios de la capital. Con el tiempo, el tamaño y su construcción se han estandarizado a tal nivel que hoy existen prácticamente 3 tamaños de ger: de 5,7 y 9 paredes, siendo el de 7 paredes el más común.

DSC_1093

Para levantar un ger de 7 paredes, como primer paso, una persona debe sostener con ambos brazos los dos pilares centrales (dónde se concentra la energía del hogar y que por ende no se puede cruzar o atravesar con cosas o comida), mientras a su alrededor se levantan y se amarran las murallas formando una especia de jaula o cerca, sin usar ningún clavo en todo el proceso. Con la jaula levantada empiezan a conectarse a los pilares unos palos de madera muy resistentes (pueden llegar a instalarse 80 palos por ger) , palos que están unidos por una pequeña circunferencia, formándose así el esqueleto de esta casa portátil. Por el pequeño techo circular que junta los dos pilares saldrá el tubo de la chimenea del ger, que obviamente sirve de calefacción, cocina y horno. Con el esqueleto listo, se procede a cubrir todo el ger en cuero de oveja, luego plástico y una lona muy resistente, la cuál se amarra y tensa contra el viento. Antes de terminar se instala la puerta. Finalmente, y este punto es crucial, se amarra al techo circular del ger (aquel que junta los dos pilares) un motor, una piedra o algo de más de 30kilos que le de estabilidad y fuerza contra el viento.

IMG_4718
Reparando el techo para no cagarnos de frío.

Por familia, uno puede encontrar un ger habitacional, uno de cocina y uno que sirve como bodega y almacen para alimentos y para secar pieles y carnes.

Una famila nómada que se dedica a la crianza de ovejas, cabras, vacas y/o yaks se “muda” 4 veces al año (durante los cambios de estación) y dependiendo la zona donde se encuentre asentada puede desplazarse entre 5 y 30kms aproximadamente. Un último dato importante es que las puertas siempre se orientan hacia el sur y especialmente en el desierto del Gobi se dejan abiertas y con comida y bebida (sobre la cuál les comentaré en el siguiente post) aunque no haya nadie, en caso si alguien llegara a necesitar refugio, que tal?

En estos gers dormimos todas las noches mientras fuimos al sur de Mongolia y aquí les dejo unas fotos de algunos de los lugares que visitamos:

Dunas de arena en Khongor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Valle Yol

IMG_1539

Acantilados en llamas de Bayanzag

IMG_1544

Si bien me encantaría poder escribir que Mongolia me encantó desde el día que llegamos y que posee uno de los paisajes más impresionantes que puedes visitar (así cómo lo dicen en las revistas), la verdad es que hay pocos lugares como la Patagonia Chilena, de hecho creo que este país encanta más bien a través de su cultura e historia, razón por la cuál decidimos quedarnos un poco más y recorrer el noroeste en busca de experiencias más auténticas. Tuvimos suerte y de esto les contaré en el próximo post.

Un abrazo desde Lhasa.

4 comentarios

  1. Rarito,hijo Kikito, bueno varios comentarios
    1.- que Lugares increíbles y desolados, pero con calidad humana
    2.- ricas fotos sacaron, sobretodo las diapo
    3.- me parece estupendo y agradecido de reconocer tus raíces, viva la Patagonia CHILENA
    4.- con gusto a poco, muy cortito, urge más detalles😄😄🤓😬

    Saludos y cariños a ambos
    Disfruten el Tíbet pa comentar las experiencias
    Los KTM

    Me gusta

  2. Nel mio immaginario la Mongolia è proprio come la state descrivendo; che bella la descrizione dei ger e Le immagini sono davvero stupende. Bueno continuate il vostro viaggio che noi, almeno con il pensiero, siamo con voi.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s