7 días en el Tibet – De Lhasa al Everest y mediavuelta (Parte II)

SEMANA 09: 15.05.2017-22.05.2017

Heme aquí de nuevo. Una vez pasados 100 días de viaje y 10 post que han pretendido describirles de manera honesta y sintética lo que ha sido esta maravillosa experiencia para nosotros, quiero partir con una pequeña confesión: escribir me gusta tanto como me cuesta. Reconozco que he tenido que “googlear” varias expresiones y “normas ortográficas”, pero cada vez que escribo aprendo, y como creativididad no me falta y Asia da para hablar mucho, creo que estoy comenzando un largo recorrido. Tengo mucho que quiero escribir y a veces falta el tiempo, pero creo que eso cambiará en las próximas semanas.

Dicho lo anterior, manos a la obra, volvamos a Lhasa.

IMG_1651
Peregrinos realizando el kora en torno al Jokhang Temple

De Lhasa al campo base del Everest

Para los que tienen la suerte de visitar Tíbet, lo más probable es que quieran cumplir dos deseos: conocer Lhasa y llegar al campo base del Everest. Por lo mismo, no fue difícil encontrar un grupo que compartiera nuestro itinerario y que pasados los 3 días de visita y aclimatación en la capital tibetana nos hiciera compañía mientras nos dirigimos a Shigatse, la segunda ciudad más grande del territorio.

IMG_2225
Nuestros 8 compañeros con sus respectivas nacionalidades, sólo falta la inglesa Leslie

En la medida que pasan las horas en la minivan hacia Shigatse, los 4.000 metros de altura y el montañoso y seco paisaje nos mantienen expectantes al primer avistamiento de al menos una de las 8 montañas que el italiano Reinhold Messner osó escalar sin oxígeno. La espera fue más larga de lo previsto ya que la distancia no es corta y el nublado cielo no quiso abrir una ventana para ver el Everest o el Lhotse en nuestro primer día de recorrido. En el camino, sin embargo, aprendimos cómo se hace el incienso de sándalo: básicamente se corta un tronco del árbol y se amarra a un molino de agua que, con la fuerza del río, golpea fuertemente el pedazo de tronco contra una roca y deshace la madera. El producto de este proceso es una suerte de madera muy deshilachada que luego se prensa en forma de incienso y se seca, dando como fruto el incienso que compramos para aquellos distintivos olores en occidente o para los rituales religiosos aquí en Oriente.
Adicional a esta parada, en el camino vamos observando estepas, montañas y sobre todo banderas de oración, muchas banderas de oración.

IMG_1867
En un puente rodeado de bandera, paso piola con mi polera

Las banderas de oración

El clásico souvenir de quién viene a India, Nepal o Tíbet. Comprar una bandera de oración en estos lugares es como comprar un imán del coliseo en Roma, unas maracas en Colombia, un llavero de la torre Eiffel en París, una calavera de colores en México, el famoso gorrito de lana de Puerto Montt o cualquiera de esos ingeniosos regalos que te vengan en mente y que tienen siempre un factor en común: cuando los das vuelta siempre dicen “made in China”.

IMG_1940

Ahora, más allá de su appeal turístico, este símbolo del budismo posee un significado bastante profundo…

IMG_2088
Lhotse, 8.516 metros 👌🏽

Se cree que las banderas de oración fueron introducidas por curas budistas a principios del año 1.000, con dos objetivos: envolver los cuerpos de personas que se encontraban mal de salud y apaciguar a los Dioses locales en las montañas, lagos y valles, para que no desencadenen desastres naturales.

Por otro lado, el uso de 5 colores en estas banderas se basa en la representación que hace la medicina orientale sobre los 5 elementos que dan balance y harmonía al cuerpo: tierra (amarillo), agua (verde), viento/aire (blanco), fuego (rojo), y espacio/cielo (azul). Por lo tanto, los curas promovían que al envolver el cuerpo de un enfermo en estas banderas se podría retomar el balance corporal y así mejorar su salud.

IMG_1856

No fue hasta 500 años después que este símbolo realmente se masificó y adquirió un significado más amplio. Cuando China introdujo la impresión mediante bloques de madera (estampados), se comenzó la producción masiva y se pudieron incluir diseños y oraciones escritas que hasta ese entonces podían ser realizados solo por curas de un alto nivel.

A parte de los mantras escritos, el clásico dibujo que se puede encontrar en las banderas, es el de un caballo. El Caballo de Viento lleva la Joya de la Iluminación y representa la buena suerte a través de la combinación entre la fuerza, la energía y las oportunidades que permiten que las cosas buenas pasen.

IMG_1913
Banderas de oración camino al Everest, el caballo de viento a la derecha

Sean horizontales, verticales, diseñadas, a mano o impresas, el espíritu de las banderas es siempre el mismo, solo basta colgarlas para que el viento se lleve las oraciones y dejar que las cosas buenas pasen, tal y cómo debería ser.

Shigatse

Maravillados entonces por los colores que aparecen cada ciertos kilómetros, nos fuimos acercando a Shigatse, dónde antes de terminar el día pudimos visitar el templo de Tashi Lhunpo, obra del primer Dalai Lama y que hoy corresponde a la residencia tradicional del Panchee Lama, el segundo rango más alto en la jerarquía del budismo tibetano. Aquí un par de fotos de nuestra visita:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Terminamos nuestro recorrido por la ciudad en los pasajes y calles que rodean el monasterio, para luego dejarnos caer en la cama del hotel a descansar ya que al día siguiente, finalmente, alcanzaríamos el campo base del Everest.

IMG_1873

Lo que fue este trayecto y sus fotos lo dejaré para la próxima, un abrazo.

 

 

 

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s