Avatar, pandas y Buddha? – Chengdú, LeShan, Zhangjiajie, Yangshuo y Hong Kong (Parte I)

SEMANA 10: 22.05.2017-29.05.2017

La idea de hacer este viaje partió a mediados de Junio del año 2012. Yo había vuelto de un año un poquito intenso en India y la Vale había aterrizado un miércoles 30 de Mayo en el Arturo Merino Benítez. Con el citröen C3 azul que le regalo la tía Maryls a Cabezón (gracias compadre, no fue la primera ni la última) partí con la mejor pinta y más nervioso que la cresta a buscarla. Atrasada pero llegó. Un día en la capital y en un Pullman bus nos fuimos a Puerto Varas (mi falsa ciudad de origen ajajjaja) para “presentarla en sociedad” y celebrar el cumpleaños de mi viejo.

Ahí partió, me acuerdo perfecto. Nos fuimos a las 2 semanas por un mes y medio a Perú y el tema era: viajar, viajar, viajar, conocer, conocer, conocer. No es que no nos guste nuestra vida “normal”, para nada, me encanta Chile, la palta, el salmón, la piscola, mi familia y nuestros amigos, una época inclusive me encataba mi pega!, pero nos encanta viajar, y cómo no?, si no se hace nada serio…

6CD5C94B-1439-4D2B-9AA0-EC3058354EBB
Recuerdos de un pequeño carrete con la Nati y el Jose.

Y cuando vienes a China, te tiene que gustar viajar. Para pasar 50 horas al hilo en tren, puta que te tiene que gustar la huevá. En eso consistieron básicamente los días posteriores a Lhasa, un tren a Lanzhou, otro a Chengdú, otro a LeShan, media vuelta, otro a Zhangjiajie, un bus a Zhangjiajie, uno a Fenghuang, el penúltimo a Guilin y luego paramos en Yangshuo un par de días.

Chengdú

Pandalandia. Espero no sonar repetitivo pero esta, al igual que la mayoría de las ciudades de China que visitamos, supera el millón de habitantes con creces y hacía  difícil imaginarse que los pandas anduvieran libres por la calle. Efectivamente pandas salvajes creo que no existen, pero debo reconocer que el trabajo de conservación que se está haciendo aquí es muy respetable y si bien los chinos no hacen tanto honor a la cita de Indira Gandhi que dice: “la grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgado por la manera en que tratan a sus animales”, el trabajo en esta reserva algo se acerca.

Pasamos una mañana en la reserva de la ciudad de Chengdú dónde pudimos ver cómo intentan preservar esta especie y aunque es tierno y entretenido ver el comportamiento de estos ositos preferiría que lugares como estos no estuvieran abiertos al público. Las entradas y el merchandising generan ingresos para mantener estos trabajos, pero las grandes empresas también apadrinan por una vida entera a estos animales, lo que no hace estrictamente necesaria la existencia de este producto turístico, así que con una sensación un poco amarga disfrutamos esta mañana y al día siguiente fuimos a otra reserva (Bifengxia), que en teoría es más “salvaje” pero que es más de lo mismo. Ansío el día que el desarrollo de un país sea el suficiente como para llevar a cabo estas labores sin lucro, manteniendo como foco el bienestar de una especia reducida por nuestro paso.

De igual forma, aprovechamos la oportunidad e inmortalizamos el momento con las siguientes fotos de ambos centros:

Reserva en Chengdú

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reserva en Bifengxia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LeShan
A una hora de Chengdú y en la confluencia de 3 importantes ríos de la zona se encuentra Le Shan, casa de uno de los Buddhas más grandes qué hay, 71 metros no es poco, de hecho te demoras 5 minutos en bajar la escalera que va desde la cabeza hasta llegar a los pies. La leyenda dice que producto de las letales corrientes del río, un importante monje tuvo la idea de rendir honores a Buddha en pos de proteger los barcos y calmar las aguas. Lamentablemente este monje tuvo que sobrellevar la muerte de más de un pescador e inclusive la suya antes de que el proyecto fuese terminado. Lo mágico? Dicen que una vez que el Buddha fue inaugurado las corrientes cesaron y la calma finalmente arribó al poblado; la verdad? Echaron tanta piedra y tierra al agua que cambiaron seguramente el curso del río. Sean cuales sean los efectos prácticos de este homenaje, inmortalizó tanto a este monje y se transformó en un lugar de peregrinaje y visita obligatorio, la estatua es impresionante y su tamaño nos recorda la inmortalidad de Siddharta Gautama y la sabiduría que su filosofía representa, algo a veces necesario entre tanto caos amarillo.
Pasamos la tarde jugando con la cámara y aquí les dejo el recuerdo de esto:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día siguiente llegamos Zhangjiajie, lugar dónde dicen que James Camerón se inspiró para la creación de la película Avatar, aunque aparentemente el afamado director no ha reconocido esto públicamente.

Avatar, pandas y Buddha?

Luego de pasar 2 meses en China, creo que uno de sus principales encantos es su tamaño e historia, ya que el país está completamente cubierto por lugares preciosos e interesantes y en dos días puedes ver pandas, un Buddha de 71 metros y recorrer un parque de 269 kilómetros cuadrados con los pináculos de Avatar. Bueno, esto y muchas otras cosas que les he escrito y seguiré escribiendo…

IMG_2711
Una foto de un festival que nos tocó en Yangshuo

Como el objetivo de este blog es compartir con mis amigos y familia lo que estamos haciendo día a día y así acercarnos a la distancia, trato de hacerlo breve y fotográfico, por lo que continuaré con Avatar en el siguiente post.

Un abrazo, Nico.

 

Anuncios

Un comentario

  1. Nico! Que rico leerlos, esperamos con ansias tu próximo post con buenas anécdotas y fotografías. Un gran abrazo ambos y los extrañamos!
    Pancho y Pacita 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s