La gloria y decadencia máxima de Kampuchea – Una semana entre Siem Reap y Phnom Penh

SEMANA 13: 12.06.2017-19.06.2017

Terminada nuestra corta visita a los valles de Sapa en Vietnam quisimos cruzar la frontera con Camboya. Siendo un país tan pequeño fue una sorpresa que la experiencia fuera tan completa, llena de contrastes como se ha vuelto usual, pero también con un mensaje esperanzador y uno de los buenos aprendizajes que llevamos en el viaje. Obviamente no puedo dejar de comentar lo fuerte que fue estar con uno de los 7 sobrevivientes de una de las prisiones del genocidio y dictadura del Khmer Rouge (que redujo la población en un 25%), o apreciar los vestigios del imperio Khmer, uno de los más grandes en la historia del continente y cuyo legado más famoso son las ruinas de Angkor. Y si bien preveo que el contenido de este post es más bien trágico y negativo, quiero partir describiendo la sensación de esperanza con la que dejamos Camboya.

Actualmente, un 70% de la población tiene menos de 30 años y se puede apreciar que el tiempo ha curado paulatinamente algunas de las heridas de la dictadura, dando espacio al emprendimiento de la nueva generación del país. Tanto en las grandes ciudades como en algunas localidades más pequeñas, nos sorprendió el nivel de emprendimiento que existe, algo así como lo que vi en India hace 6 años, dónde la necesidad de “autoempleo” supera muchas barreras y levanta cientos de cafés y pequeños negocios en una infraestructura básica y compleja para cualquiera. Espero que esta nueva generación que hemos visto tenga suerte y que con el paso del tiempo pueda surgir adelante, eduque a sus generaciones futuras y nazca una nueva era económica para un país que ha sufrido tanto.

IMG_3781
Un niño vendiendo cabritos en el palacio de Phnom Penh

Siem Reap- Angkor Wat y la gloria del Imperio Khmer

Nuestro viaje nos persigue. La mayoría de las teorías hablan de dos potenciales orígenes del deterioro del imperio Khmer: la primera estipula que la civilización tuvo un fuerte decaimiento producto de las inundaciones y desastres climáticos de la época que dañaron sus avanzados sistemas de cultivo, dejandonolos sin alimento y debilitando a su ejército y ciudadanos. El segundo origen está relacionado con nuestro viaje, puesto que al parecer la invasión y conquista mongola de China repercutieron en el escape de una gran proporción de chinos de las provincias del sur, los cuales fueron poblando parte del imperio Khmer, que en ese entonces cubría principalmente todo Indochina y que con el paso del tiempo desataron conflictos internos que fueron acabando con el Imperio. Al igual que nosotros, los chinos fueron bajando desde el norte, en el límite con Mongolia, pasaron por el sur, llegaron a Vietnam y estuvieron en Camboya ajajaj.

IMG_3546
Un puente dentro de Angkor Wat

En sus 600 años de duración el imperio adquirió un inmenso poder y riqueza a lo largo del Sudeste asiático y los templos de Angkor, que correspondían a una de las 4 capitales del imperio, son el más claro reflejo de esto. Con varios kilómetros de extensión y con casi 1.000 monumentos que inmortalizan esta época, se puede pasar uno o varios días recorriendo las ruinas. En términos arquitectónicos se parece mucho a Khajuraho, templos indios con muchas esculturas que inmortalizan posiciones sexuales y desde donde conocemos el kamasutra, lo que está relacionado con el poder que tenía el hinduismo en esa época y que fue la religión dominante del imperio independiente de su “libertad de culto”. Con el paso del tiempo se fueron erigiendo templos budistas en la zona y fueron estos monjes sus únicos habitantes y protectores desde de la caida del imperio hasta la fecha.

IMG_3562
Un monje budista en Angkor Wat

Durante nuestra visita nos tocó una humedad del 100%, luz de sol directa y un cansancio acumulado por un viaje en avión el día anterior y aún así quisimos recórrelo en bicicleta. Pésima idea ajajaja, la mezcla de cosas no nos dejó disfrutar tanto el lugar pero igual sacamos la camarita y aquí les dejo los recuerdos del día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Phnom Penh y la decadencia y tragedia máxima del pueblo camboyano

Las dos ciudades principales de Camboya son Siem Reap, dónde se encuentran los templos de Angkor y Phnom Penh, la capital. De más está decir que la capital de un país es un imperdible cuando uno va de visita y Phnom Penh no es la excepción, es el testimonio vivo de lo que fue la horrible masacre impulsada por Pol Pot.

IMG_3785
Cubriéndonos de la lluvia mientras recorríamos el centro

 

Mientras en Chile, estábamos comenzando el periódo de la dictadura liderada por Pinochet, en Camboya estaba a punto de explotar una guerra interna aún peor. En 1975, el Khmer Rouge, o Khmer Rojo por su nombre en francés, llega a la capital del país y comienza un proceso de relocalización de la población, enviándola desde las ciudades a las localidades rurales con el pretexto de fomentar una economía agraria. En la historia del libro de una sobreviviente (First they killed my father – recomendado) es extremadamente difícil imaginarse el espíritu constructivo que decía tener la dictadura. Muerte a políticos, profesores, profesionales y cualquier persona con algún grado de educación eran justificadas sosteniendo que estás personas estarían envenenadas por la influencia capitalista y occidental, trabajo forzado y hambruna hasta la muerte era lo que predominaba en estas relocalizaciones al mundo rural. El arroz que se producía se utilizaba para comprar más armamento a China y así armar un ejército contra Vietnam, mientras que la asignación de recursos obligaba a matar a los presos políticos a través de torturas y hambruna, con el objetivo de ahorrar las balas.

Pol Pot es sin duda de lo que peor que ha existido. Pero al igual que en nuestro país las muertes y persecuciones alineadas y planificadas durante la operación cóndor tienen una fuerte influencia extranjera. En nuestro caso fue USA quién también lo intentó en esta zona, en el caso de Camboya hubo una marcada influencia China y los ideales que nacieron en el “grupo de estudio de París”.

Algo de la realidad actual de frente al palacio en la capital:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejo el país pensando en cuantas cosas suceden a nivel mundial sobre las cuales no estamos informados en tiempo real y cómo podemos “acostumbrarnos” a algunas cosas, lo escribo puesto pienso que es una de las mejores formas que tengo de recordarnos estas cosas, rendir honor a víctimas y así idealmente evitar acercarnos a algo de esta índole en el futuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un último detalle que nos llamó mucho la atención en nuestra visita por la capital es que con o parte de una antigua costumbre budista, hoy se liberan más de 700.000 pájaros al año en Phnom Penh en pos de acumular méritos para una mejor salud y longevidad. El llamativo ritual es una práctica abusiva contra las aves y espero que deje de existir en el tiempo. No compre estas aves.

Además de su historia, estos detalles y las ruinas del imperio Khmer, Camboya contiene una serie de islas al sur que incluyen la mejor playa donde hemos estado. Entre Tailandia y Camboya es difícil elegir o ranquear la calidad de sus islas o playas pero lo intentaré más adelante. Por ahora me despido con este post y mandándoles un abrazo desde Kimpun en Myanmar.

Nico

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s