Barro, lápices y tatuajes, nuestra visita a Mrauk U

Semana 21: 17.07.2017-24.07.2017

Es parte de la infancia de cualquier niño tener la suerte de jugar en la calle, el patio, o el campo mientras llueve. Sea jugando fútbol, andando en bicicleta o simplemente escapando de algún secuaz, la verdad es que la sensación de ensuciarse con el barro es inclusive más satisfactoria que la del juego mismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Álbum : Niños jugando en un río artificial luego de una inundación en Bagan, Myanmar.

Para gozar de esta entretenida receta y recordarla para siempre, no hace falta más que agua y tierra, cosas que en ASIA abundan. Y así como en la ruta de la seda no vimos una gota de agua por días, en Myanmar fue todo lo contrario ya que nos recibió en plena época de monsón, cuando te puede tocar desde duchas de agua del tipo tropical hasta chubascos infinitos, como los característicos del sur de Chile y donde se forma ese típico barro del cuál les escribo y que me trae tantos recuerdos.

IMG_4472
Foto: Arado previo a plantación de arroz en Mrauk U, Myanmar.

Es así como mientras caminamos por Myanmar, donde la mezcla de la lluvia con la tierra de los campos de arroz genera ese característico olor a barro, empezamos uno de los capitulos más gratificantes de este viaje, Mrauk U.

IMG_4679
Foto: Atardecer lluvioso en Mrauk U, Myanmar.

Mrauk U es de esos pocos lugares a los cuales el “hombre moderno”, el gobierno (esto es debatible) y los turistas aún no han contaminado. Anualmente no pasan por aquí más de 5.000 turistas, no hay más de 10 hoteles en la zona, hace 5 años que gozan del maravilloso Shampoo y hace solo 2 años cuentan con electricidad de manera estable.
Como siempre, este “encanto de lo remoto” tiene un costo y la realidad es que, producto de la baja preocupación e inversión del gobierno en esta zona, los rebeldes de las regiones limítrofas como Rakhine siguen sosteniendo una guerra civil con los estrategas militares que se sientan en las sillas del gobierno de Myanmar a regalar las fuentes de gas natural a China.

Mrauk U

A eso de las 12:00 nos bajamos del bus que desde Bagán se había tomado la noche entera y un buen par de saltos, para dejarnos en algo que no era más que un cruce en este pueblo de 50.000 habitantes. Nos tomamos el resto del día para almorzar, reponernos y prepararnos para los días que vendrían. A la mañana del día siguiente nos juntamos con Ko Soe, un guía local que habíamos contactado por mail, que habla inglés y que sería nuestra guía en la zona. Después de un paseo en bote de dos horas sobre el río Lemro llegaríamos a nuestra parada, una aldea que nos recibió alegramente con 15 niños gritando y jugando al borde del río y no más de 30 casas de bambú que parecían escondidas en un bosque. Habíamos llegado a una aldea de la tribu Laytu.

IMG_4488
Foto: Entregando dulces, cuadernos y lapices en nuestra llegada a la aldea.
IMG_4561
Foto: Casa de la sobreviviente más antigua de la tribu Laytu.
IMG_4555
Foto: Masein, con 80 años la sobreviviente más antigua de la tribu Laytu.

Aquí se encuentran algunas de las últimas sobrevivientes de la tribu Laytu (que significa tribu que vive junta al arco y a la flecha), que orgullosas lucen sus caras tatuadas completamente con formas que emulan telas de araña. La historia de esta tribu es realmente impactante y se repite en otras aldeas de la región. Sucede ser que antiguamente algunas aldeas del estado Chin eran invadidas por tropas indias que venían de la frontera con el país, las cuáles en un acto animal secuestraban a las niñas más lindas para llevárselas y tenerlas bajo su poder. Cómo forma de defensa, las familias de las niñas más bellas invertían en tatuarles las caras con la forma de una tela de araña, logrando así que a la temprana edad de 8 años perdieran su “atractivo” para los extranjeros y ganaran un estatus de belleza en la aldea. Con el pasar de los años los indios no volvieron, la costumbre dejó de existir pero la percepción de belleza así como sus sonrisas se quedaron y eso pudimos apreciarlo en carne propia.

IMG_4498
Foto: Retrato 1 de quién nos guió ese día por las casas de la aldea.
IMG_4494
Foto: Retrato 2 de quién nos guió ese día por las casas de la aldea.

Pasamos un par de horas con ellas, conociendo su historia, entregándoles medicinas y útiles escolares para sus niños y aún sorprendidos por sus vidas las dejamos para seguir recorriendo en bote el caudal del río, donde paramos en dos asentamientos más. Aquí pudimos apreciar de nuevo la suerte que tenemos de estar en nuestro lugar y quizás no en el de ellos, ese azar que separa nuestra realidad de la de ellos y que un poco intentamos compensar al visitarlos, conversar con ellos y dejar un aporte (minúsculo) para sus escuelas. Fue un largo día, lleno de visitas y fotos, aquí les dejo el recuerdo:

Álbum : Visitas a aldeas chin al borde del río Lemro.

Terminamos el día en uno de los 3 restaurantes con menú en inglés que encontramos, saboreando un clásico curry de pollo, arroz y cerveza, listos para descansar ya que al día siguiente nos volveríamos a juntar con nuestro guía Ko Soe para recorrer lo que quedó de los 4 imperios que tuvieron como capital esta ciudad, historia que les contaré en mi próximo post.

Un abrazo,
Nico

 

7 comentarios

  1. Oyeeeee se ven como esos exploradores Ingleses o gringos q andabsn con un sombrero y pantalones cortos, visitando tribys y haciendo exploraciones indomitas buscando algo cientifico😄😄, buen paseo y muchos abrazos a Vale y su family

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s