De bom dia a selamat pagi – el otro lado de la isla

SEMANA 33: 09.10.2017 – 16.10.2017

Existe un refrán que dice “de lo bueno poco” y por muy hipócrita que sea de mi parte hacer uso de la popular frase, creo que es una buena forma de cerrar nuestro capítulo en Timor Leste (https://asia365.blog/2017/10/27/bom-dia-timor-lorosae/ ). Estuvimos poco tiempo, pero lo disfrutamos mucho y en virtud de tomar un vuelo economíco desde el lado indonesio de la isla, saltamos arriba de un bus desde Dili (Timor Este) a Soe (Timor Oeste – Indonesia).

Fotos:  Nuestro paso por Timor.
Sin embargo, la parada por este lado de la isla tenía mucho que ofrecer y fuimos a visitar a los últimos corta cabezas de None, el reino perdido de Boti y el mercado de Oenlasi antes de subirnos al JT697 de Lion Air con destino Jayapura, Papua. Aquí les dejo la historia de nuestra última parada en Indonesia antes de adentrarnos en terreno papuense.

Los headhunters de None

IMG_7771
Foto: Residente de None, última aldea corta cabezas cerca de None en Timor, Indonesia.

En el pasado y previa conquista portuguesa y holandesa, la isla de Timor solía estar divida en pequeños estados que eran gobernados por un jefe, tipo sheriff, que se encargaba de lidear con los problemas cívicos de cada aldea. Como era de esperarse, más de algún drama había y la mejor forma de resolverlo consistía en cortar la cabeza del antisocial. None es la última aldea de headhunters que aún existe, hogar para 56 familias que han sobrevivido 9 generaciones (540 años…) y posee tradiciones muy particulares que pudimos apreciar in situ.Las mujeres aún dan a luz en el piso de sus chozas, entierran la placenta en el centro del hogar y cuidan al recién nacido durante un mes sin que vea la luz del día.

IMG_7755
Foto: Casa típica de None, última aldea corta cabezas cerca de None en Timor, Indonesia.

La aldea se encuentra protegida por un precipicio que a modo de fuerte natural sirvió para combatir las distintas invasiones que sufrió en el pasado. Otro dato freak es que el shaman de la aldea podía preveer las estrategias correctas de ataque y defensa al realizar la mística lectura de un huevo de gallina mediante su totem y estando debajo de un arból banyan que hoy ya tiene más de 200 años…
IMG_7764
Gracias a Jemri, un profesor de inglés y guía local, pudimos enterarnos de estos y otros detalles mientras recorríamos la aldea, ya que la gran mayoría de la gente en estos rincones no habla bahasa ni inglés.

IMG_7748
Foto: Tratando de “hacerme entender” en la lengua local, resultado no exitoso.

Luego nos dirigimos a Boti para apreciar el paisaje y las aldeas que no alcanzaron a ser descubiertas por los colonizadores holandeses y dónde amablemente nos ofecieron alojamiento y comida, a precio turístico, obviamente.

DCIM100GOPROGOPR1550.JPG
Foto: Powerselfie con Jemrie y Johana, una amiga sueca.

El mercado de Oenlasi

IMG_7802
Foto: una pareja comerciante en el mercado de Oenlasi en Timor, Indonesia.

Una parada obligatoria en cada lugar que visitamos son los mercados. Creo que con la Vale ya hemos estado en más de 40 mercados, tanto por su obvia necesidad así como por el show gratuito que suponen al mostrarnos la cultura local en su esplendor. Me refiero a que hasta el día de hoy, visitar un mercado local es un perfecto ejercicio para ver el encuentro de las distintas etnias de una región, su gastronomía, “analizar” cuales son los “bienes y servicios” más demandados por zona, practicar el nombre de las verduras en el idioma local y, bueno, aprovechar siempre un exquisito almuerzo a un precio justo.

IMG_7809
Foto: vendedor de pescado en el mercado de Oenlasien Timor, Indonesia.

En el mercado de Oenlasi causamos sensación con la cámara y al igual que en otros lugares ni llevabamos un minuto y la gente empezó a gritarme para que les sacara fotos y les mostrara sus poses en la pantalla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Álbum : Retratos del mercado de Oenlasi
Cómo podrán notar en las fotos, muchas personas tiene sus labios muy rojos e inclusive sonrisas teñidas de color café, faltando en más de alguna oportunidad un par de dientes. Estos son los efectos del famoso betel, la “droga” por antonomasia de Asia.

La pasión por el betel

IMG_8169
Foto: Jemri luciéndose  con su betel.

Cualquiera que haya pasado por el sudeste asiático habrá notado que la mayoría de la población disfruta sus atareadas tardes al ritmo del mastique del betel. En los niños y jóvenes vemos bocas rojas poco elegantes, en los más adultos escupos rojos de alta categoría y una hipnotizante mirada que a veces preocupa, mientras que en la tercera edad sonrisas interrumpidas por grandes cuevas formadas producto de la pérdida de la dentadura.

IMG_7787
Foto: resident de Soe en Timor, Indonesia.

Independiente de la edad, el género y la clase social, el betel encanta y es sin duda un rasgo característico de la cultura indochina (incluídas India y hasta Taiwan). Según la OMS, aproximadamente 600 millones de personas usan alguna forma de la famosa nuez de arca y betel. Jerarquizándola por su masividad, es la cuarta sustancia psicoactiva más utilizada en el mundo (después de la nicotina, el alcohol y la cafeína), lo cuál después de nuestra gira por la región ya no nos sorprende.
Para corroborar la información he preguntado en que consiste y la he probado más de un par de veces (sin entender aún el fanatismo que genera). En conclusión, encuentro lamentable que una porción tan grande del planeta se encuentre adicta a una “droga” que tiene efectos puramente nocivos: el betel produce cáncer y está comprobado.

IMG_4595
Foto: residente de una aldea chin en Mrauk U, Myanmar.

Básicamente el betel consiste en juntar: nuez de areca deshidratada de forma natural, mezclada con polvo de piedra caliza (si, piedra caliza, el proceso consiste en calentar la roca a alta temperatura, rociarle agua y extraer el polvo), nuez de areca fresca, a veces tabaco y a veces el fruto de la areca, todo envuelto en la famosa hoja del betel. El resultado es una tortilla verde que se asimila mucho a los puñados de hoja de coca que masticaban los incas en Perú y que aún se puede observar en el reino del ceviche.

DCIM100GOPROGOPR1386.JPG
Foto: puesto relativamente grande de venta de betel.

El consumo consiste en masticar la nuez envuelta por la palma de betel y juntar saliva para extraer poco a poco sus propiedades y sabores. Al parecer, el resultado es una sensación similar a la de la taurina o cafeína, produciendo adicionalmente un leve calentamiento corporal. Supuestamente a través de las secreciones se libera adrenalina, lo que resulta en euforia y por ende una sensación de bienestar a corto plazo. Ahora con respecto al sabor, no pasa nada. En mi opinión no es más que una mezcla de sensaciones entre fresca y amarga que no vale todo el ajetreo.

DCIM100GOPROGOPR1393.JPG
Foto: jajajaja…

Un detalle inolvidable es que en medida que se mastica produce saliva de un color burdeo muy fuerte y que tiñe más de una calle y alguna botellita de agua mineral en los buses, trenes y micros de este maravilloso continente.

IMG_8877
Foto: se entiende no?

A pesar de todo esto y de la connotación negativa que he dado el uso de este fruto, el betel tiene un significado histórico. En el pasado el masticar la nuez de betel era parte de un ritual formal de bienvenida y recibimiento de huespedes. En el arribo de un huésped la tradición consiste en la entrega de un regalo de betel por parte del invitado al anfitrión. Previo a la entrega, el invitado tiene la responsabilidad de disponer el regalo en los canastos especialmente diseñados: uno para las nueces y otro para las hojas, dejar las nueces en un plato con un chuchillo especial para cortarlas haciendo uso de un mortero específico y obviamente probarla, escupiendo en un container especial para los escupos rojos. Luego del ritual se podría comenzar con la charla. Estos rituales me encantan, son propios de la cultura oriental (como la aspiración del tabaco en polvo en Mongolia) y la dotan de un profundo sentido que nos maravailla en el viaje.

IMG_7884
Foto: jefe de la aldea en Fatumnasi dónde aplicamos el ritual  del betel.

Chao Timor
Terminada nuestra aventura por las aldeas cercanas a Soe, nos fuimos al final del día al puerto de Kupang, donde esta vez en un buen hotel recargamos cámaras, nos conectamos al wifi, saciamos el apetito y nos repusimos para tomar el vuelo que nos llevaría Jayapura en Papua, historia que quedó para otro post…

GPTempDownload
Foto: de treking por el valle Balliem en Wamena, Papua, Indonesia.

Un abrazo,
Nico

3 comentarios

  1. Nico, muy interesante y entretenido tu relato, me imagino estar ahí, pero prefiero que no, me gustan los paisajes pero le temo a la gente con culturas tan distantes a la nuestra, un besito y abrazo a la distancia 😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s